Recomendaciones para elaborar una tarjeta de visita de la manera correcta

Todos sabemos los que es una tarjeta de visita y seguro hemos guardado algunas y desechado otras. Pero te has puesto a pensar en qué ha marcado la diferencia entre las que has conservado y las que desechas sin siquiera leerlas.
¡La respuesta es simple! El amor entra por la vista y eso es lo que quieres cuando le entregas tu tarjeta de visita a un potencial cliente, captar su atención para que compre el producto o pague el servicio que ofreces.
Cuando la marca o el servicio ya está definido en el mercado de seguro el cliente será el que pida que le den la tarjeta de visita; pero si quieres dar a conocer tus productos o servicios, tendrás que elaborar este recurso toda vez que aporta credibilidad a la persona o empresa de que se trate.
Aunque el tamaño de las tarjetas de visita tiene un estándar y generalmente son pequeñas, en ella se deben plasmar información de contacto y ubicación, redes sociales, marcas y logotipos, por eso te daremos algunas recomendaciones que te servirán para que tu tarjeta de visita sea perfecta:
• La elección del formato: se trata de elegir las medidas o el tamaño de la tarjeta y si su orientación será vertical u horizontal. Para ello deberás tener en cuenta la cantidad de información que deseas colocar y el aprovechamiento del espacio del manera inteligente.
Las mini-cards están muy de moda, implican el uso de menos papel y son recibidas con más facilidad que si entregas una tarjeta de visita del tamaño de una postal, y la cual el cliente no sabrá dónde guardarla, siendo la tendencia que la desechen.
• 2. Elige la información que vas a colocar: no ahogues al potencial cliente con demasiada información. Coloca los datos básicos de contacto que inviten al cliente a contactarte. Aquí también influye mucho el tipo de producto o servicio que quieras promocionar.
A veces es fundamental colocar la dirección como el caso de un consultorio médico, por ejemplo; pero en otros casos como ventas de productos online, solo colocando tus redes sociales, invitas al cliente a que conozca con más detalle lo que quieres promocionar y puede ver tus actualizaciones, sin necesidad de llenar la tarjeta de visita de datos innecesarios.
• Tarjeta de visita corporativa o personal: si se trata de una empresa o corporación la tarjeta de visita necesitará datos más genéricos, mientras que si se trata de una tarjeta personal, deberán darse un poco más de información como por ejemplo el titulo profesional o la especialidad.

• Cada detalle cuenta, establece una jerarquía: luego que tengas el formato y hayas definido el contenido tendrás que distribuir la información de preferencia en pastillas sólidas y en un orden que tenga un sentido lógico. Puedes jugar incluso con franjas o paletas de colores que permitan destacar la información más relevante.

• Mantén el equilibrio visual: si quieres una tarjeta de presentación perfecta deberás realizar varias impresiones de prueba. A veces vemos algo en el diseño y cuando se imprime se ven detalles que no se notan en la pantalla del ordenador.
Debe existir un equilibrio en todos los elementos gráficos que conformen la tarjeta de presentación de manera que nada sea demasiado grande o demasiado pequeño.
• Si hay una marca y un logo plásmalo: bien sea que se trate de una empresa o de una persona o marca personal no debes dejar nunca por fuera de la tarjeta de visita la marca o el logo. Este error se comete muy a menudo y resta mucha identidad. La tarjeta forma parte del material corporativo y por ende debe darle coherencia y solidez a la marca.

 

Deja tus comentarios o dudas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *