Razones para ser original

Las tarjetas de visita, no sólo proporcionan información concreta sobre un negocio, un oficio, o una actividad profesional, no sólo dejan ver el horario de atención al público, los servicios a brindar y el nombre de la empresa o del profesional, además de todos estos detalles de vital importancia, una tarjeta de visita, puede describirse como un pequeño resumen curricular con el que se entra a competir en un mercado cada vez más amplio y exigente.

A día de hoy, quien no tenga en sus manos una tarjeta de esta naturaleza, no puede aspirar a un lugar y a una ventana en la que dar a conocer su trabajo y las ventajas que representa contar con sus servicios y no con los de otro profesional.

Toda esta explicación la ofrece la tarjeta de visita, la cual tiene el mismo poder de atraer al público preciso, si se elabora con la asesoría de profesionales, en capacidad de interpretar tus ideas y hacerlas útiles y de sumo provecho, que en conclusión, trabajen con el fin de dejarte ver y hacerte notar en el ámbito en el que quieras moverte.

Tarjetas hay muchas, podríamos decir que el estándar es casi interminable, por lo general suelen ser rectangulares, impresas por ambas caras con cantos rectangulares y con una medida regular de una tarjeta de visita de toda la vida, la cual no creara mayor expectativa a ni a su dueño, ni a al cliente.

Lo terrible de no inspirarse en el diseño gráfico de este instrumento publicitario radica en el poco interés que genera, es decir tal vez, tu inter locutor, recibirá tu tarjeta, en un mero acto de cortesía, pero al momento en el que te des la vuelta, tu posibilidad de captar a un nuevo cliente, se irá a la basura con tu tarjeta de visita.

El efecto de esta triste realidad, sólo puede ser revertido, invirtiendo tiempo en la elaboración de una tarjeta de presentación cien por ciento original. Para lograrlo e primer lugar debe contarse con una idea, ponerla en manos de un profesional y elegir junto el material apto para su impresión y disponer de todo lo que se quiere ‘’anunciar’’ en ella, a fin de hacerlo interesante, versátil y hasta divertido (en el caso que la actividad con la que te ganas la vida, lo permita)

La razón de hacer una tarjeta única y con personalidad es que tras el impacto visual que cause tu ‘’carta de presentación’’ vendrá el interés del posible usuario, el archivo de la información que brindas en este dispositivo, y la posterior llamada, con el fin de contratar tus servicios profesionales señalados en dorso y anverso de este tan importante artículo de imprenta.

Es importante que te dejes asesorar y que consideres las distintas opciones que te ofrece la imprenta y estimes cual es la que más te conviene por apariencia, precio, y público al que te quieras dirigir.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario